Crecer como ser humano

25.06.2013 15:25

Crecer como ser humano implica ser creativo para liberar el ser humano que duerme en el mundo interior de cada uno, protegido por la comodidad que brinda el operar de la mente rutinaria y dormida que hemos conformado. La nueva mente crece rápidamente hacia una originalidad poco conocida por la experiencia vivida.

                                      

De ahí que en el complejo mundo de hoy, nadie es experto porque todo cambia y todo es nuevo, mientras el pasado se queda atrapado en el tiempo y la distancia, a pesar de haber sido solución en su momento…, hoy es problema.

Esta inacción-obsoleta del pasado conlleva a saber lo importante que es aplicar la creatividad a la vida cotidiana, como el acto de generar ideas provocadoras que sirvan de agitación para originar otras ideas que faciliten escapar del adormecimiento habitual de conceptos arraigados en la repetición continua de lo que se es y lo que se hace. Por eso, en el mundo de hoy, cambiar es una necesidad porque es cuestión de sobrevivir en la vida.

 Y para darte cuenta de tus constantes cambios y crecimiento, ayúdate respondiendo las siguientes preguntas inductoras:

  • ¿Cuál es la necesidad más urgente que debo satisfacer?
  • ¿Por qué debo satisfacer esa necesidad?
  • ¿De qué manera está impidiendo mi crecimiento personal?
  • ¿Qué he hecho bien?
  • ¿Que he hecho mal?
  • ¿Qué me falta por hacer?

Toma como ejemplo esas preguntas, sin embargo,  puedes emplearlas también en darte cuenta de todos los cambios que tienes que llevar a cabo en tu vida, no solo en satisfacer tal o cual cosa, sino, preguntándote ¿qué hay dentro de mi?, ¿qué me mueve? ¿Qué o quién me inspira?, ¿qué o quién, me impide avanzar?

Estar en constante crecimiento, es cuestión de cambiar la mente vieja por la mente nueva, pero no lo haces porque tus miedos han ocupado el espacio de tus silencios y sólo puedes pensar de manera nueva a través de nuevas ideas. Es la resistencia al cambio que aflora, esa oposición razonada o no a lo nuevo, que se expresa en provocar auto-censura, en forma de negación persistente a descubrir las fortalezas que se encuentran en tu propio interior, y que te impiden mostrar talentos valiosos por miedo a encontrar algo que pueda desafiarlos y comprometerlos frente a su condición de rutina, tan criticada y renegada, como segura para quien se encuentra en el estado de comodidad que conlleva repetir lo mismo, en el lugar de siempre.

El cambio personal o la necesidad de ser diferente

El cambio es crecimiento, es oportunidad y es posibilidad de ser diferente. Pero reconozcamos que crecer cuesta y hay personas que prefieren quejarse para permanecer inmóviles, mientras la oportunidad se les escapa por entre los dedos de sus propias manos. Analízate, obsérvate y date cuenta si estás en constante crecimiento o prefieres estar en la comodidad de la flojera, de lo cotidiano, de estar siempre responsabilizando a los demás de tus fracasos, de tus frustraciones, ante poniendo pretextos para todo, porque no eres capaz de dejar todo eso atrás, no eres capaz de enfrentar tu realidad, tus miedos, sin embargo, algún día tendrás que hacerlo pues a tu lado no siempre estará alguien a quien culpar y cuando eso suceda…el tiempo simplemente habrá pasado y de nada valdrá el lamentarte y lo peor de todo…estarás solo (a)…

Otros creen que si asisten a conferencias, cursos o compran libros y los archivan en su biblioteca podrán apropiarse de conocimientos para modificar su realidad. Y la realidad se modifica sólo si se asimila todo lo que esos libros, esos cursos y esas conferencias dejan como reflexión en el interior, pero no solo si la persona se conforma con comprender la información, sino que a demás se decida a aplicarla concretamente.

En la vida, cuando se piensa y se quiere cambiar para mejorar la condición presente, se debe saber que nada cambiará si no se abre la mente y el corazón con el objeto de reconocerse para escucharse, y sí no se permite probarse a sí mismo cuán creativo (a) e innovador puede ser si se lo propone, permitiéndose equivocarse y aprender de errores pasados y futuros, de acuerdo con una actitud renovada y siempre conciliadora consigo mismo (a).

Como siempre te invito a que seas tu mismo (a) quien decida si enfrentas los cambios propios del tiempo o prefieres quedarte estancado (a) como simple espectador (a) del triunfo y crecimiento de los demás. Contacto