Si estas pensando en ir al psicòlogo...

20.03.2014 00:00

Debes saber que eso no significa que seas más débil que los demás., solo estás en un momento difícil de tu vida. En realidad, la decisión implica madurez, ya que estás intentado superar algo que te desestabiliza. Cualquier persona debe ir a un psicólogo. A veces se cree que las mujeres y los niños, por parecer más débiles emocionalmente, son los que más solicitan la ayuda de un psicólogo. Nada más lejos de la realidad: Los hombres también sufren conflictos emocionales y necesitan asistir a terapia.

Pero, y, ¿cómo saber si requiero de un psicólogo?.. prim primeramente debes:

                                                                      

Determinar si hay un problema:

El primer paso debe ser asegurarte de que sufres un problema que necesita de ayuda profesional. Para determinarlo, considera los siguientes aspectos:

  • Que el malestar que sientes se extienda demasiado tiempo.
  • Que sea de gran intensidad
  • Que interfiera y deteriore tu vida social, laboral, familiar, personal o de pareja.
  • Que hayas intentado solucionarlo por tu cuenta sin éxito.
  • Que tu malestar no se deba a algún acontecimiento externo reciente. No hablaríamos de ningún trastorno si estás triste o desanimado tras haber sido despedido del trabajo. ¡sería una reacción normal! (si no se prolonga mucho)

¿Psicólogo o Psiquiatra?:

Puede que te preguntes sino tendrías que ir mejor a un psiquiatra en vez de un psicólogo. Se suele pensar que los que van al psiquiatra son los que peor están, aquellos que necesitan una terapia más dura. Sin embargo, no es así.

La diferencia entre ambos profesionales estriba en su formación y, por tanto, en las técnicas que siguen para resolver los conflictos:

El Psiquiatra, como médico que es, tiene una visión fisiológica de los trastornos psicológicos, por lo que su estrategia para el tratamiento gira en torno al uso de psicofármacos. El psicólogo considera que estos trastornos son consecuencia de aprendizajes erróneos y de una forma de pensar poco adecuada. Su estrategia se centra en el lenguaje. Éstas dos ópticas distintas (psicólogo y psiquiatra) no son excluyentes, sino que muchas veces la labor del psicólogo se complementa con el uso de medicamentos que puede prescribir el psiquiatra, para ello la mayoría de los psicólogos trabajan a la par con un colega psiquiatra y entre ambos logran ayudar a resolver los conflictos emocionales y fisiológicos que esté teniendo el paciente.

¿Qué ocurrirá en la terapia?

El psicólogo no va a “curarte”, sino que te ayudará a solucionar tus conflictos, sugiriendo que cambies aspectos de tu comportamiento y pensamiento que no te benefician. Durante el proceso terapéutico te dirá qué progresos estás haciendo. A cambio tú has de seguir las indicaciones del psicólogo y cumplir las tareas para casa.

Debes tener en cuenta el tipo de formación del psicólogo, ya que existen diferentes corrientes dentro de la psicología clínica, tales como: Terapia Cognitivo Conductual, Psicoanálisis, Gestalt, Psicodrama, Análisis Transaccional, etc. La corriente terapéutica más actual y exitosa es la cognitivo-conductual, se basa en que la modificación de los pensamientos provoca un cambio de conducta y por ende el entorno en que te desarrollas.

Si vas a un profesional con esta orientación, la terapia seguirá estas etapas:

  • Evaluación: el psicólogo plantea una posible explicación de tu malestar y sus consecuencias para ti.
  • Tratamiento: aplicación de técnicas para ayudarte a resolver el conflicto. El psicólogo puede considerar oportuno complementarlo con psicofármacos, para lo cual te mandará a un psiquiatra o a tu médico de cabecera. También puede solicitar que vaya a tu consulta algún familiar o amigo a dar una versión distinta acerca de ti, con el fin de ayudarte y saber cuales son las redes de apoyo externo con las que cuentas.
  • Seguimiento: se observan los resultados logrados. La duración de la terapia depende de elementos tan variables como tu personalidad, el problema que presentas, la confianza que desarrolles hacia tu psicólogo y/o el apoyo externo con el que cuentes. El psicólogo te puede orientar diciéndote en cuanto tiempo suelen percibirse los cambios, sin embargo, es algo aproximado, recuerda que el éxito de la terapia depende más del paciente que del psicólogo y esto varía en tiempo conforme la personalidad de cada paciente y la profundidad del problema que lo esté agobiando. 

¿Cuánto dura la sesión?  

Es normal que en la primera sesión estés nervioso y sientas como si desnudaras tu interior ante un extraño. Recuerda que no va a juzgarte y que guardará el secreto profesional.

Normalmente, una sesión de psicoterapia dura en torno a una hora de forma individual, hora y media en pareja y en ocasiones hasta dos horas en terapia familiar (dependiendo el número de miembros que asistan)

La frecuencia entre sesiones dependerá del problema planteado y de la forma en que de acuerdo a tu personalidad puedas enfrentarlo, generalmente las primeras sesiones se llevan a cabo una vez por semana., esta frecuencia entre consultas se va alargando conforme el tiempo va transcurriendo y tus logros se vayan manifestando., llegando a realizarse al final de tu tratamiento una sesión cada dos o tres meses o de forma semestral en el periodo de seguimiento.

¿Cuándo acabo el tratamiento?

Para decidir cuándo hay que dar por finalizado el tratamiento, ten en cuenta estos aspectos:

  • Cómo te encuentras: ¿te sientes capaz de afrontar las situaciones difíciles que la vida puede depararte en el futuro?, recuerda que recibir ayuda psicológica no te inmuniza ante el sufrimiento.
  • La opinión de tu psicólogo: Él sabe cómo llegaste y cómo estás ahora. Confía en él.
  • Tus familiares y amigos: Seguro que han percibido tus cambios. Antes de finalizar el tratamiento consulta que debes hacer si sufres una recaída. Te dará tranquilidad.
  • Como sugerencia es mejor que no entables una amistad con tu psicólogo, porque si vuelves a requerir sus servicios, la relación ya no será la misma. Así que, una vez que acabe la terapia, y tras las sesiones de seguimiento, es más recomendable no tener contacto con él, a menos que surja una nueva situación conflictiva en tu vida y requieras de un nuevo tratamiento.

Una vez teniendo toda esta información lo más importante es, que recuerdes que asistir a terapia psicológica no es un signo de debilidad, sino un intento consciente de superar los problemas.  Te puedo ayudar ! Contacto