Una historia de misterio orquestada por personajes pintorescos y ambientada entre los años treinta y la actualidad. Una novela absorbente como solo Kate Morton, autora de El jardín olvidado, sabe hacerlo. Una de las narradoras más laureadas de los últimos años, ejemplo de prosa narrativa de gran calidad literaria, magistral en la creación de personajes, atmósferas envolventes y tramas inolvidables. Más de 10 millones de ejemplares vendidos en el mundo Un niño desaparecido... Junio, 1933. En Loeanneth, la residencia de verano de la familia Edevane, todo está listo para la fiesta de solsticio. Alice Edevane, de dieciséis años y escritora en ciernes, está especialmente ilusionada. No solo ha encontrado el giro argumental perfecto para su novela, también se ha enamorado perdidamente de quien no debe. Pero para cuando llegue la medianoche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que tendrá que abandonar la mansión y Cornualles para siempre... Una casa abandonada... Setenta años más tarde y después de un caso especialmente complicado, Sadie Sparrow está de permiso forzoso en su trabajo; es investigadora en Scotland Yard. Refugiada en la casa de su abuelo en Cornualles, pronto comprueba que estar ociosa le resulta complicado. Hasta que un día llega por casualidad a una vieja casa abandonada rodeada de jardines salvajes y espesos bosques y descubre la historia de un niño desaparecido sin dejar rastro... Un misterio sin resolver... Mientras tanto, en el ático de una elegante casa en Hampstead, la formidable Alice Edevane, ya anciana, lleva una vida tan cuidadosamente planeada como las exitosas novelas policiacas que escribe. Hasta que una joven detective empieza a hacer preguntas sobre su pasado familiar en un intento por desenterrar la intricada maraña de secretos de los que Alice lleva intentando escapar toda su vida... La crítica ha opinado: “La escritora superventas Kate Morton sobresale una vez más con esta novela de misterio con la Inglaterra de la década de 1930 como sugerente telón de fondo. La trama es impecable y los personajes, modelados con habilidad y reunidos al final del libro como resultado de la investigación de Sparrow, quedan tan sorprendidos como los lectores por el inesperado desenlace” -Publishers Weekly- “Morton es la mejor creando misterios absorbentes. El último adiós es sin duda la mejor novela de este otoño” -People Magazine- “Morton escribe con maestría novelas con aroma a otra época y llenas de atmósfera, con tramas suficientes para llenar el ático del castillo de Milderhurst” -Bookpage-

 
   
Tal como recalca su propia autora, este no es un libro sobre Chernóbil, sino sobre sus consecuencias -las pasadas y las futuras-, sobre personas a las que les tocó vivir una nueva realidad que todavía existe pero que aún no se ha comprendido. Aquellos que sufrieron Chernóbil son los supervivientes de una Tercera Guerra Mundial nuclear. Según Alexievich, en este mundo hostil ?todo parece completamente normal, el mal se esconde bajo una nueva máscara, y uno no es capaz de verlo, oírlo, tocarlo, ni olerlo. Cualquier cosa puede matarte. . . el agua, la tierra, una manzana, la lluvia. Nuestro diccionario está obsoleto. Todavía no existen palabras, ni sentimientos, para describir esto? Voces de Chernóbil recibió el pasado marzo de 2006 el premio del Círculo de Críticos de Estados Unidos en reconocimiento a la fuerza narrativa de Alexievich y a la importancia de las historias que cuenta. Esta edición en castellano incluye además testimonios inéditos hasta la fecha, incorporados por la autora a la que es la última versión de la obra elaborada por ella con motivo del XX aniversario de la catástrofe.
   
Públicada póstumamente en 1964, París era una fiesta es la obra más personal y reveladora de Hemingway, quien, ya en el crepúsculo de su vida, narra aquí los dorados, salvajes y fructíferos años de su juventud en el París de los años veinte, en compañía de escritores como Scott Fitzgerald o Ezra Pound, la llamada generación perdida, según la popular denominación acuñada en aquella época por Gertrude Stein, mítica madrina del grupo. Crónica de la formación de un joven escritor, retrato de una ciudad perdida, oda a la amistad y verdadero testamento literario, parís era una fiesta es uno de los libros capitales para entender el siglo XX, así como el universo y la personalidad de uno de sus más grandes creadores