Marzo 2018

   
La relación secreta entre el pintor holandés Johannes Vermeer y su sirvienta convertida en musa. 
A principios del siglo XVII la ciudad de Delft vio nacer y crecer a uno de los pintores más fascinantes y misteriosos de la historia. Poco se sabe de Vermeer, pero sus cuadros son hoy piezas únicas e inconfundibles, especialmente el retrato de su joven criada llamado «La joven de la perla». Mezclando ficción y realidad Tracy Chevalier narra la historia detrás del enigmático cuadro, una relación prohibida que se mueve entre la admiración y el amor.
   
Inglaterra, julio de 1956. Stevens, el narrador, durante treinta años ha sido mayordomo de darlington hall. Lord darlington murió hace tres años, y la propiedad pertenece ahora a un norteamericano. El mayordomo, por primera vez en su vida, hará un viaje. Su nuevo patrón regresará por unas semanas a su país, y le ha ofrecido al mayordomo su coche que fuera de lord darlington para que disfrute de unas vacaciones. Y stevens, en el antiguo, lento y señorial auto de sus patrones, cruzará durante días inglaterra rumbo a weymouth, donde vive la señora benn, antigua ama de llaves de darlington hall. Y jornada a jornada, ishiguro desplegará ante el lector una novela perfecta de luces y claroscuros, de máscaras que apenas se deslizan para desvelar una realidad mucho más amarga que los amables paisajes que el mayordomo deja atrás. Porque stevens averigua que lord darlington fue un miembro de la clase dirigente inglesa que se dejó seducir por el fascismo y conspiró activamente para conseguir una alianza entre inglaterra y alemania. Y descubre, y también el lector, que hay algo peor incluso que haber servido a un hombre indigno?
   
¿Qué decirle a una madre en la noche de su muerte? ¿Cuáles serían las últimas palabras que se le dirían a una hija antes de morir? La vida aparece irónica: la madre muere poco a poco; mientras, la hija la cuida como médico, repasa su propia vida y recuerda las historias que su madre le contaba sobre sí misma.